r

temas

     Sumario

Productos y detalles relacionados

EXTERIORES

La tipología de los espacios exteriores

Nuria Prieto González con Carlos Quintáns Eiras

El artículo analiza los elementos que intervienen en la construcción de los espacios exteriores, arranca con un estudio de los distintos tipos de pavimentos, agrupados en tres categorías: continuos, de piezas y disgregados. A continuación se detallan los límites en los cambios de material –bordillos, rigolas, alcorques, escaleras– y los sistemas de contención del terreno –taludes, muros de contención–, para acabar con las soluciones de recogida de agua, como imbornales, canales continuos y sistemas de drenaje.

El espacio exterior se encuentra condicionado, y en ocasiones coaccionado, por las diversas situaciones urbanas, que se han de mantener fijas (orientaciones, dimensiones, volumetría edificada, tipología del suelo, infraestructura existente…), y se ha de proyectar basándose en las necesidades funcionales y orgánicas del lugar propuesto.

Dentro de una clasificación general, resulta evidente la diferenciación de estos espacios según la forma de trabajar con la topografía: conteniéndola con muros, limitándola con vallas, abriéndola con plazas o conectándola con escaleras, calles y pasarelas. De una forma más exhaustiva, los espacios de la ciudad pueden clasificarse basándose los sistemas que los motivan, de acuerdo al criterio de Gordon Cullen, para quien hay tres esquemas: en malla, radial y triangular, siendo el resto combinaciones de los anteriores. Cualquiera de los tipos tradicionales de espacio urbano, como plaza, calle o jardín, puede clasificarse según dicha estructura de una forma muy general e inmediata. Esta base, así como el resto de clasificaciones posibles de los espacios exteriores se fusionan en la percepción final de dichos espacios.





Para poder seguir leyendo este artículo, puedes iniciar sesiónregistrarte como usuario de tectonica-online