r

     Sumario

Productos relacionados

ACERO

El bloque con esqueleto de acero

La estructura de acero aplicada a la tipología de bloques es analizada por José Jurado, profesor de construcción de la escuela de Arte y Arquitectura de la Universidad Europea de Madrid. El ámbito del ensayo abarca desde la determinación del grado de rigidez de los nudos y el esquema de arriostramiento, hasta la resolución de distintos elementos que llevan al límite el potencial estructural del acero: grandes luces mediante vigas alveolares, en celosía o de sección armada, estructuras de transferencia como el bloque-puente, pilares mínimos y grandes voladizos. Como ejemplo, se tratan cuatro proyectos singulares de estructuras apiladas.

José Jurado Egea

Si hay una tipología que ha construido el mundo moderno, ésta no es otra que el Bloque. Y cuando hablamos de bloque queremos decir el edificio de pisos de varias plantas superpuestas, ya sea en 2 ó 15 niveles. Puede que sean los rascacielos o los recintos de grandes luces los que capten mayoritariamente la atención, pero es el simple bloque, ya sea configurado en torre o en pastilla lineal, el que define la inmensa mayoría de los edificios de vivienda u oficinas, tanto en la actualidad como en la historia reciente. La conquista del siglo XIX, y en especial de la Escuela de Chicago y William Le Baron Jenney (Home Insurance, 1885), fue liberar el bloque de su corsé mural sustentante, e iniciar la autonomía del esqueleto estructural respecto a la envolvente. Que se ejecutara metálico fue resultado directo de los avances de la industria metalúrgica, pero muy pronto se concretó una seria alternativa con las estructuras de hormigón armado. Aún hoy ambos materiales son los protagonistas indiscutibles de los sistemas estructurales, pero resulta maniquea la contraposición simplista entre construcción en acero u hormigón. Sirvan como ejemplo de la esterilidad de este enfrentamiento conceptual, dos edificios de un mismo arquitecto, Mies van der Rohe: Lake Shore Drive (Chicago 1951), y Lafayette Park (Detroit 1958), en los que ambos materiales trabajan a la perfección, otorgando el protagonismo al esqueleto como materialización del orden constructivo. El enfrentamiento surge de un purismo muy alejado de la realidad constructiva, realidad que busca beneficiarse de las cualidades inherentes a cada material así como reducir el impacto de sus puntos débiles, lo que en la práctica lleva en múltiples casos a la colaboración entre ambos, y a aprovechar las sinergias naturales de las soluciones mixtas.





Para poder seguir leyendo este artículo, puedes iniciar sesiónregistrarte como usuario de tectonica-online